Historia del Salinar

Naval, centro salinero del Alto Aragón

Alfolies o depositos para la sal

Naval esta situada a 637 metros sobre el nivel del mar y dista 82 kms. de Huesca. Fue importante en otras épocas históricas por la extracción de su sal, la alfarería y por la trascendencia que sus arrieros dieron a las transacciones comerciales trayendo productos inexistentes en esta localidad. Los salinares de Naval son Cuestamonzon, Ranero, La Rolda, lruelas, Rosico y La Cua, nombres que aparecerán en la práctica totalidad de la documentación conservada sobre la contabilidad de las salinas existentes en este lugar.
Se ha querido entender que la significación de Naval podría entroncarse con una etimologia celtica que podría traducirse como "Casa o lugar alto".
Naval aparece en la historia (aunque se cuentan con restos arqueológicos de la Edad del Bronce y posteriores) a partir del año 1094 en que Micer de Sousa. se introdujo entre los moriscos que habitaban en esta localidad y subiendo a la peria que después se apodo "de la espada" gritó el nombre de Sancho Ramírez. El rey, agradecido, le fija una pensión vitalicia de 24 sueldos anuales con cargo al treudo de los moriscos en las salinas de Naval.
En 1099, Pedro I da privilegios a los vecinos de Naval: un privilegio de ingenuidad y franqueza de parias y azofras a cambio de la novena parte de los frutos y el quinto de la sal, privilegio que concedió por haber recibido el castillo y la villa. y por otros servicios. La población musulmana siguió disfrutando su mezquita quedando obligada a ser neutral.
En 1135 Ramiro el Monje dona a Pedro de Petrarrube (Perrarba) las salinas del moro Lopilo.
En 1198 Pedro II de Aragon da privilegio al Monasterio de San Victorian eximiendole del derecho real sobre las salinas que tenían en Naval.

  • De 1237 es un pergamino en el que se hace constar el arriendo de las salinas por Doña Violante de Hungria (mujer de Jaime I) a Abnalfachi (vecino de Monzón) par 4.615 sueldos jaqueses anuales y siete altos de donación.
  • De 1242 data un convenio entre Jaime I y el Monasterio de Escarpe sobre la percepción del quinto de las salinas.
  • De 1252 es el estatuto establecido con los vecinos de Naval sabre el transporte de la sal at algorin o granero real de la villa.
  • En 1274 Jaime I concede privilegio de monopolio o estanco para la yenta de la sal en una zona que abarca:
    • Desde Ballobar al puerto de Bielsa.
    • Desde la Sierra de Alcubierre hasta el puerto de Santa Cristina.
    • Desde el Cinca al Gállego.
    • Desde Ia Sierra de Troncedo hasta Berdun.
    • Desde Berdun hasta San Esteban de Orastre.

Y se obligó a Naval a construir su gran alfolí, capaz para mas de 800.000 fanegas, con vivienda para el administrador, lo que costó 20.000 pesos.
Originariamente el alfoli es un granero o alhondiga o Posito donde se guarda el trigo para el abasto publico. Sin embargo, en el Diccionario de Autoridades de Ia Real Academia de Ia Lengua se indica que "tambien se llama assilos Almazenes donde se guarda Ia sal".
Se conserva otro documento de 1280 que es Ia promesa del Concejo de Naval a Pedro Ill de venderle en exclusiva toda su sal y les confirma las franquicias que les habfa concedido su padre Jaime I.
Jaime II, en 1313, vuelve a confirmar el privilegio de que los de Naval pueden vender sal en exclusiva en Ia zona que ya habfa sido marcada par Jaime 1.
La documentacion posterior se refiere fundamentalmente a contabilidades, dado que Ia sal se vendfa sin ningun derecho real, y debido a que los de Naval decidieron darles a sus reyes 1 dinero de plata (el dinerillo) ya desde el monarca Jaime I (en 18 de junio de 1274) par cada "azar" o fanega que se vendiera fuera de Naval. Fanega que se cobraba por albaran que debfan de llevar los porteadores y los extendia el administrador del rey para el cobra del derecho de dominicatura o vasallaje. Par esta razon, esta clara, se debio crear el privilegio de monopolio. Los reyes tenfan asf asegurado un beneficia en las ventas.
AI parecer, tambien existfan unos comisarios de salinas que hacfan levantar las losas de los hornos de cocer pan para ver si habfa en el suelo de los mismos un espesor de sal superior al normal. Para evitar estas molestias a los panaderos se legislo a partir de 1553 que no pudieran desenlosarse los hornos despues de seis arias de construidos (todavía no he encontrado una explicacion a este hecho).
Generalmente, el mayor empleo de sal se daba durante el invierno debido a Ia salazón de cecinas y a los matapuercos. Pero se observó una fuerte baja de consumo en las ventas de diciembre de 1571 y Pedro de Torrellas, señor temporal de las salinas, de acuerdo con Ia villa,solicitó Ia aprehensión de Ia zona fijada a Naval, para que quien se considerase facultado a vender en el, exhibiese títulos y en caso contrario vigilar y comisar, como contrabando, toda Ia sal que no proviniese de Naval. Pero Ia solicitud no surtio efecto hasta 1703 .
Bernardino Gomez Miedes, Obispo de Albarracin, que escribió en 1579 Ia obra titulada Commentariorum de Sale, refiriendose a las salinas de Naval escribio (en versión traducida): "No lejos de los montes Pirineos, existen unas salinas "vulgo Nabalicas" de especia/es cualidades que a/ cuajar, tiene Ia sa/ viva semejanza a las flares 1/amadas violas, y no solo en el color, sino también en Ia fragancia; y que aventaja, por su excelencia, a cualesquiera otras sales conocidas".

En 1610 el cosmografo portugues Juan Bautista Labana paso por Naval dejando Ia siguiente descripcion del Iugar:
"Esta asentado en lo alto de un otero, entre dos barrancos, que no /levan agua, sino cuando llueve. C6gese en este Iugar poco trigo y menos vino; el trato de el es al pie del Iugar. recogida en pozos, de los cuales se saca o Ianza en unos tanques ladrillos en el verano y se cuaja y hace muy buena sal"'
El 13 de enero de 1633 se arriendan las salinas a Jose Luis de Ia Sierra, Baron de Letosa, ante los notaries Pedro Sanz de Broto y Geronimo Alaman, pagando 1 sueldo por fanega a sus duenos.
Y ef Concejo de Naval basandose en una Concordia o Convenio que parece ser apocrifo (segun el presbitero Francisco de Torres) pretendio y gano Ia posesion de las salinas en 26 de noviembre de 1688 estando obfigados los duenos a entregarle toda Ia produccion de sal. Cuando se fijo el precio, se hizo tambien en 1 sueldo por fanega aunque el municipio Ia vendfa por 3.
En 1691 el Cabildo eclesiastico de Naval compro una participacion en el proindiviso.

Alguna otra documentacion podria conservarse en las contabilidades que debieron de ser dos (una ficticia).